Etiqueta en esposos orando

Muriendo a la Carne

Muriendo a la carne

El hombre de Dios muere a su carne

 

Muriendo a la Carne es como el hombre de Dios se acerca a Él. Lo más difícil de morir a la carne es aceptarlo. Esta situación nos afecta, con mayor frecuencia, a los hombres. Me refiero a morir a la carne. Esa situación  de la que muchos nos hemos cogido usando el versículo que traigo a continuación. 

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Génesis 2:18 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Estamos hablando del miedo que la mayoría de los hombres tenemos de morir a nuestra carne. Es como que le dijeran a un hombre ya no vas a ser hombre. De ahora en adelante vas a ser un género neutro, un género que no tiene derecho a la intimidad sexual. Esta situación genera desconsuelo, genera mucha incertidumbre en los hombres y en muchas mujeres.

Es la hora de orientarnos con la Palabra de Dios. Sus mandatos nos muestra el sentido de la vida de acuerdo al plan perfecto de su Creador.

Historias heroicas

 

A todos nos encanta escuchar historias heroicas, leer historias de valientes. Testimonios de hombres que han decidido ofrendar sus vidas.  He visto algunas películas que me han dejado muy impactado y una de ellas es The Mission (La Misión) es una historia que se desarrolla en Brasil. La historia de un conquistador que se dedicaba a perseguir a los indígenas, a los nativos de Brasil cuando los conquistadores portugueses llegaron.  Él era un hombre sanguinario que por una situación muy dura en su vida, una experiencia desagradable, se ve seriamente afectado en su animo, y esta situación lo lleva a meterse dentro de él, tratando de huir de su realidad, una realidad que no le agradaba, una realidad que le era bastante incomprensible. Él de esta etapa sale fortalecido y actos heroicos vienen como consecuencia de eso.

Cuando tú vas muriendo a tu carne, escribes una historia heroica

 

Entonces, The Mission, es la historia de un hombre que decide morir a cualquier posibilidad de tener, por ejemplo, una mujer a su lado. Está situación me llama la atención porque en un principio es un hombre sanguinario, era un hombre despiadado pero posteriormente se convierte en un defensor de los indefensos y hace actos heroicos. A todos nos gusta escuchar estos actos heroicos, leerlos en libros, en reportajes. Pero una cosa es interesante: todos tenemos esa opción, todos nosotros tenemos esa capacidad de ser héroes y qué importa que sea héroes anónimos. Si nosotros perseguimos la naturaleza del Señor Jesús, si nosotros imitamos su naturaleza vamos a convertirnos en esos héroes que inspiraran a nuestras futuras generaciones.

Muchos hombres y mujeres han ofrendado sus vidas para que hoy,  muchos estén en libertad. Cuando un hombre ofrendan su vida sexual, renuncia a algo carnal y se entrega a algo espiritual. Es cierto que la palabra dice: No es bueno que el hombre esté solo, hagámosle ayuda idónea. Pero si el hombre, o la mujer, hizo pacto matrimonial, ya no está solo, aunque su cónyuge no esté a su lado, ya tiene por quién velar y la Palabra también dice que si agrega un tercer elemento, una tercera persona, automáticamente esto va a ser adulterio.

Restaurando el Pacto Matrimonial

 

Nosotros somos defensores del pacto matrimonial. Esto es mandato de Dios. Por ejemplo, Gomer fue denunciada por Dios como una mujer prostituta, adúltera, fornicaria. Ella desde que inició su relación con Oseas ya se sabía que ella era una mujer desordenada, pero el consejo del Señor siempre fue: ama a tu esposa, así como yo amo a este pueblo que me es infiel y que me falla. Entonces el punto es ¿porqué nosotros vamos a ponernos a justificar que no es bueno que el hombre esté solo? argumentando que necesitamos tener una mujer porque tenemos miedo a que nuestra masculinidad deje de serlo.

Muchas personas dicen que desean rehacer su vida, ser felices. Nosotros estamos capacitados para extraer felicidad a raudales, del Señor. Vivir con esta felicidad y compartirla con todos aquellos que están en nuestro entorno y ahora sí, de esta manera podemos tener la oportunidad de hacer muchas cosas en el nombre de Jesús, incluyendo la restauración matrimonial.

Hay muchas otras historias en la que la gente ve el mal pero no hacen nada, preocupándose más por salvar su propia vida antes que vivir por medio del sacrificio.

El Mayor Ejemplo de Heroísmo

 

Estaba pensando en qué ejemplos darles de actos heroicos y en mi mente destaca Jesús clavado en la cruz. Jesús a mí me conmueve al ver tanta valentía en un hombre que no tuvo la oportunidad de experimentar el amor eros. Entiendo que el amor eros no es noble, como si lo es el amor ágape. Jesús comió, bebió, durmió, disfrutó la compañía de sus amigos, de los discípulos, vivió muchas cosas lindas. Él se hizo carne, pero no disfruto del amor de una mujer.

Si el Señor dice que no es bueno que el hombre esté solo. ¿Porque Jesús no se le permitió tener esposa? Son detalles que hay que analizar. Hay respuestas que no se pueden dar porque la Biblia no las dice, pero si nosotros analizamos y decimos:  ¿en dónde estoy yo parado que yo estoy buscando mi propia felicidad, mi derecho a ser feliz? No es bueno que el hombre esté solo. ¿y Jesús pudo? Se hizo hombre de carne y hueso y se proyecto en amor, el más puro amor.

Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía, la encontrará. Mateo 16:25

Ríndete a Jesús.

 

La mentalidad de supervivencia es un valor fundamental limitado, que restringe el impacto de nuestras vidas aquí y ahora y nos roba las proezas históricas que han sido asignadas para cada uno de nosotros por el mismo Dios.

¿Porqué ponernos a llorar? ¿Porqué tirarnos al abandono? Cuando el Señor lo que está haciendo es promoviendo nuestra vida espiritual. Buscando que nuestra estancia en esta tierra deje una huella profunda, que sean esos testimonios que en alguna oportunidad contarán a nuestros nietos y bisnietos las cosas que nosotros hicimos.

Identifica a tus Héroes

 

Yo pude experimentar esta característica especial. Yo tengo dos nombres y dos apellido,  yo he trabajado con mi segundo apellido, y esto tiene un trasfondo espiritual que no comprendí hasta tiempo reciente. Mi papá, lastimosamente, fue un hombre muy promiscuo. Mi papá fue un hombre adúltero, yo soy uno de treinta y seis hermanos. Sólo los dos últimos, de mis hermanos, son hijos de una misma mujer. Todos lo demás somos hijos de una madre diferente.

Cuando inicie mis negocios yo decidí, desde que funde mi primera empresa, nombrarla con mi segundo apellido. La razón de esta decisión, es que mi abuelo materno fue un hombre íntegro y aunque yo no sabía nada de la Biblia, siempre admiré a mi abuelo. Mi abuelo murió a su carne, él no se buscó otra mujer después de que mi abuela lo abandonó por situaciones de una enfermedad, extraña para aquel tiempo, llamada esquizofrenia. Yo estoy convencido de algo: mi abuelo fue un hombre bueno, mi abuelo fue un hombre digno. Yo admiro a mi abuelo y esas son las historias que nosotros estamos capacitados para provocar, para promover.

Estas son las historias que nosotros podemos escribir en la historia de nuestras familias pero muchas veces nos quedamos temerosos, porque tenemos derecho a ser felices.

El premio de cargar mi cruz

 

La vida de la resurrección se encuentra del otro lado de la crucifixión. Para ser discípulos de Cristo debemos tratar con la muerte de frente. Esa es la situación que muchos hombres estamos viviendo. Algunos porque nos fuimos a involucrar con una mujer que ya venía de alguna experiencia sentimental y entonces ella, en su mente, recrea las experiencias malas, vez tras vez, y en cualquier momento una cosa mínima va a ser un detonante para que aquella mujer que había convivido con otro hombres, explote por algo que aparentemente es irrelevante.

Por eso el Señor dice el que toma otra mujer la hace adúltera, adultera él y  hace adúltera la que abandona. Adulterio es agregar algo extra a algo que ya era. Un matrimonio es la unión de dos personas, una tercera persona representa adulterio. Que haya sido 20 o 30 años después de eso, no importa.  Por eso dice la palabra que en el tema matrimonial lo único que libera a la esposa de la ley de su esposo, es la muerte.

El amigo de Dios lo enseña en Génesis

 

Abraham tuvo un desliz con Agar y lo pagó con creces. Tuvo que ver a su hijo, Ismael, marcharse al desierto con su madre y le dolió. Aquí vemos adulterio. Posteriormente, Sara, su esposa, muere. Y muchos años después Abraham toma otra esposa. Aquí estamos viendo al amigo de Dios, ahora si, haciendo las cosas de forma ordenada. Abraham hablaba de frente con Dios. Dios tuvo misericordia de él y le permitió, luego de enviudar, tener otra esposa.

 Que tu deseo sea ser discípulo de Jesús

 

En este momento hay muchos varones que están pasando por un momento de cruz, pero el Señor les dice: Nada de estar pensando en otra mujer, nada de estar pensando en el divorcio. Si la esposa necia se quiere divorciar esto no interrumpe el pacto. Tiene que seguir así, cargar su cruz y continuar caminando cuesta arriba. Pero si quieres ser discípulo de Jesús tienes que avanzar.

Una cosa que yo quiero dar fe es que caminar con el Señor es hermoso, es ese renunciar a la carne. Es decir, yo soy hombre, tenga mujer o no. Ninguna mujer me válida, así como ningún hombre deberá de validar a ninguna mujer. Ningún humano debiera de ser la fuente de tu felicidad. Mi felicidad está en Dios, Jesús y el Espíritu Santo.

La gracias llega con el arrepentimiento

 

¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? Romanos 6:1-2

Esto es para aquellas personas que sostienen que Dios perdona a todos aquellos que están unidos en adulterio, pero continúan en él. Dios les perdona, pero espera que se aparten del adulterio. ¿Qué pues diremos? ¿Vamos a seguir en el pecado para ver cuánto más nos perdona Dios? De ninguna manera.

El apóstol Pablo viene a demostrar la doctrina de justificación, en donde Dios declara justo al pecador creyente, y a demostrar las ramificaciones prácticas de la salvación  para los que han sido justificados. Su discusión específica se centra en la doctrina de la santificación que consiste en la manera en como Dios produce justicia verdadera en el creyente. ¿Dónde hay justicia para aquella mujer que abandonó a su esposo y a sus hijos para irse con otro hombre porque tenía más dinero? ¿Dónde está la justicia de Dios en un hombre que deja a una mujer con la que nunca se quiso casar y le abandona, llena de hijos, y después presenta como su legítima esposa a otra mujer con la que hizo acto religioso?

 

Jesús, el Señor de señores

 

¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?

Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección. Romanos 6:3-5

Esto quiere decir que estamos llamados a imitar esa actitud heroica de Jesús. ¿Qué impide que seamos señores? El temor de dejar de ser hombres. Recordemos: Ni los adúlteros, ni los fornicarios, ni los asesinos verán el reino de los cielos. ¿Cómo vamos a justificar, aunque se trate de un pastor, el adulterio? Yo no estoy aquí en plan de inquisidor, lo que pasa es que muchos los vemos a ellos como ejemplo, como nuestra fuente de información, de instrucción. Y esta instrucción está corrompida, totalmente.

Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Romanos 6:6

Un breve testimonio

 

Un hombre viene a contarme: Hermano, mi esposa quiere el divorcio, mi esposa ya vive con un hombre y quiere que nuestra hija tenga relación con ese hombre. Y ahí estaba el otro insensato, obligando a la niña a tener relación con él como queriéndose  hacer pasar por el papá. Obviamente este hombre, esté adúltero, andaba empecinado con el cuerpo de la mamá y  eso no le hacía ver y entender que lo que estaba haciendo con esa niña era algo muy duro. El esposo se contacto con nosotros, empezó a escuchar el mensaje que compartimos y él se propuso firmemente morir a su carne y actuar sin egoísmo.

Recientemente lo llevaron a juicio y dijeron muchas cosas, muchas mentiras en el juicio de divorcio, pero él no dijo nada. Lo único que sé limito a decir es: Señores aquí traigo los documentos del dinero que depósito y si he de comprometerme con algún dinero extra para mi hija, lo voy a hacer. Cuando él salió del juzgado vuelve su rostro para ver a su esposa, ella estaba a distancia de él, ella estaba pálida, estaba con la boca abierta. Hace ya algunos meses del juicio para el divorcio y él me mostró algunas cosas donde se ve, en su esposa, a una mujer totalmente arrepentida, una mujer totalmente destruida por su pecado. Hoy está abriendo los ojos a lo que hizo, esta volviendo en si. Hoy ella solo quiere dar honra a su esposo.

La obediencia nos da la victoria y no hace héroes

 

Cuando llevamos nuestra cruz al bautismo, la muerte, que es el enemigo último de nuestra alma, es destruida y comenzamos a experimentar la vida de resurrección. Ahora miremos lo que el escritor de  Hebreos confirma esto que estamos hablando.

Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad. Hebreos 2:1-4

Recuerda, tú eres un señor

 

Entonces ¿qué pasa con los hombres que están en proceso? Su esposa está separada de él. Quizás casada con otro hombre. Lo que toca es hacer un acto de sacrificio, un acto heroico. Toca velar porque no le falte nada a ella y a los hijos. Renunciar a su carne porque su felicidad no la porta un cuerpo de mujer. Si el Señor nuestro Dios nos manda a su hijo y le da la posibilidad de respirar, de beber, de dormir, de reír, de comer, de ser feliz con sus amigos ¿porque le privó del placer sexual? Quizás para decirnos a nosotros que lo heroico está en morir a la carne.

El mayor acto heroico que yo he visto no fue el que personificó Robert De Niro en La Misión. Tampoco lo fue el que personificó Mel Gibson en Corazón Valiente. Tampoco lo fue el que personificó Jim Caviezel en La Pasión de Cristo. El mayor acto heroico que hemos visto nosotros, es el que hizo Jesús. Él, muriendo a su carne, renunciando a todos los placeres que la carne le podría otorgar, nos enseña el más puro amor.

Como lo Hace Jesús

 

Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, diciendo:

Anunciaré a mis hermanos tu nombre,

En medio de la congregación te alabaré.

Y otra vez:

Yo confiaré en él.

Y de nuevo:

He aquí, yo y los hijos que Dios me dio.

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel, sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados. Hebreos 2:10-18

Tienes Derecho a ser Obediente a Dios.

 

Estamos hablando de esa muerte a la carne, esa carne que grita «yo tengo derecho a ser feliz». No, tú tienes derecho a obedecer. El adulterio no te da felicidad. El adulterio te da placer, pero un placer que, no te demanda nada, al principio. Cuando el adulterio te pasa la cuenta, regularmente ya no tienes fuerzas para pagar y tu vida se destruye. Así es como opera el engañador, él es el que te otorga el placer, ese aire de triunfalismo.

Cuando el adulterio te pasa la cuenta, regularmente ya no tienes fuerzas para pagar y tu vida se destruye. Así es como opera el engañador, él es el que te otorga el placer, ese aire de triunfalismo. - RonnieVBCarrera Clic para tuitear

El Pecado Nunca Será Heroico

 

En días recientes me tocó ver a una mujer que había estado triunfante en un adulterio. Uno de varios adulterios que ha vivido, buscando la felicidad por sus medios. Me comento que ella pudo ver que su vida no vale nada para sus amantes. Los mismos que la llevaron a más adulterio le desprecian por ser una mujer sucia ¿Lo puedes creer? Pero como el enemigo nos engaña vez tras vez diciéndonos que tenemos derecho al placer, sucumbimos, vez tras vez. Y sí, tenemos derecho al placer, pero en el orden de Dios.

Conclusión

 

Todos estamos llamados a hacer actos heroicos en nuestras familias. Nadie tenga miedo de renunciar a la carne. Nadie tenga miedo a morir a su carne. La muerte de la carne es lo que a Jesús vino a enseñarnos. Nosotros podemos experimentar en alguna medida este tipo de gloria, aquí en la tierra y en la vida venidera. Aquel que vive en adulterio, recuerde que no vera el reino de Dios, así lo dice el autor de Hebreos.

 

—¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!—-
RonnieVBCarrera se considera un sobreviviente del adulterio, escribe y comparte sobre restauración personal y matrimonial. Puedes seguirle en Twitter @RonnieVBCarrera
Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios . El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente. Agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.