El pacto matrimonial es algo en lo que llevo muchos  años trabajando. Frecuentemente escucho esta pregunta ¿Le agrada a Dios que me humille mi cónyuge?. Hombres y mujeres se hacen la misma pregunta olvidando su real identidad, su identidad de hijos del Rey. Y como hijos de un rey debemos de ser firmes y cumplir nuestras promesas. Al hacerlo estaremos dando el ejemplo, estaremos marcando el paso en nuestra relación matrimonial.

Las pequeñas letras rara vez se leen.

Pareciera que el pacto matrimonial es un contrato que tiene pequeñas letras. Y es que regularmente al hablar de problemas matrimoniales, hablamos de infidelidad y nos concentramos en juzgar y condenar al infractor. Hoy no hablaremos de eso. Hoy hablaremos de los errores que comete el ofendido, en una lucha estéril, y estéril porque no se mueve en el espíritu sino en la carne.

Pacto matrimonial

Leamos a continuación:   Prometo (ante Dios) serte fiel. En lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad. Prometo amarte y respetarte, todos los días de mi vida. Hasta que la muerte nos separe.  

¿Cuántos días de tu vida dice? ¡Todos los días de tu vida! Pero pareciera que se escribió en letras pequeñas las partes donde dice: en lo adverso, en la enfermedad y todos los días de mi vida. Debemos de estar muy claros al respecto. Entender lo que prometimos al casarnos es clave.

Olvidar lo que prometimos al hacer pacto matrimonial va a meternos en tremendos problemas. Recuérdatelo constantemente. Clic para tuitear

El no estar claros de nuestra promesa y al cometer nuestro cónyuge algún error, podemos incurrir en otro tipo de errores, pero que de igual forma son heridas. Y estas, al sumar, y no tener claro lo que Dios espera de nosotros, podemos contribuir a la ruptura de la personal promesa con Dios.

Lo único que necesitas saber es la verdad del amor de Dios

«Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida». – Proverbios 4:23 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

El pecado de nuestro cónyuge, en un principio se realiza en secreto, en lo oculto. Luego de una flamante investigación, donde nos convencemos que pudimos haber sido investigadores secretos; ponemos en evidencia al infractor y nos damos a la tarea de preguntar ¿por qué me hizo tal cosa? Raramente buscamos ponernos en el lugar de dicho infractor y analizar por qué razón pudo verse involucrado en esa situación. La palabra de Proverbios 4:23 toma importancia entonces. Si aquello es oculto debemos de guardarnos de buscar conocerlo. Nosotros no poseemos la fuerza de Jesús para conocer las cosas ocultas.

Las cosas secretas pertenecen a Dios.

«Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley». – Deuteronomio 29:29 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Pero desobedeciendo a esta Palabra, vamos por ahí, registrando las pertenencias del cónyuge. Espiando en sus cosas personales, como un teléfono inteligente, sus cuenta de redes sociales. O en su correspondencia, ya sea física o electrónica. Pero nuestra inteligencia, movida por el orgullo, muchas veces, tiene que descubrir el enigma y luego de descubierto, aquello que era guardado u oculto, viene la muerte. Sentimos que el corazón se nos desgarra y vamos por ahí gritando a los cuatro vientos (publicando en redes sociales) nuestros dolores agónicos. La paga del pecado es muerte, así dice la Palabra.

Jesús no hizo pacto, pero murió a sí mismo; por amor

  Jesús padeció en esta tierra. Él sabía que venía a morir. Él tenía órdenes precisas al respecto. Además de que, en su calidad de hijo de Dios, Él sabía todo y teniendo el poder de revertir todos aquellos acontecimientos los acató en total silencio y sumisión. Él sabe la Palabra y la profecía, Él sabia que era su propósito.   Yo estoy convencido del poder de Jesús, lo he leído en la Biblia, lo he visto en la vida de muchas personas. En mi propia vida actuó con magistral perfección. Él, siendo perfecto y Todo Poderoso, actuó en obediencia. Jesús no hizo pacto con el Padre. Simplemente hizo lo que el Padre le pidió. Dios nos dio la oportunidad de escoger con quien unir nuestras vidas en pacto matrimonial. Dios no impone a nadie con quien hacer ese pacto. Escogemos y ya, de ahí la necesidad de hacer el pacto con quien nosotros, en total libertad, escogemos hacerlo. Pero ante la adversidad, ese pacto es lo primero que olvidamos. Tiramos la cruz que nos toca y nos largamos lanzando punta pies al suelo o peor aún, nos largamos del brazo de otra persona pretendiendo, muchas veces, hacer legal o volver licito algo que sabemos claramente no es del agrado de Dios.  

El infiel es egoísta,  si, pero el idolatra quizás lo sea más aún.

Entonces entendamos: la infidelidad matrimonial, definitivamente, tiene como principal ingrediente uno o dos cónyuges inmaduros, los que en lugar de ver al cielo, a un Dios que es todo amor, ven en su entorno y buscan, más que cumplir un pacto, buscar su felicidad basada en placeres. Dios premia, de mil maneras, a esos valientes que deciden cumplir sus pactos con Él, y en el caso específico del pacto matrimonial, el Señor pone en los corazones de ellos un amor puro y fuerte. Un amor que puede ver muerto el amor que su cónyuge prometió, pero que sabe que lo verá resucitar, porque Dios cumple todo lo que promete.

Cuando Jesús dijo: “Consumado es”, descanso. De ahí en adelante fue el Padre el que actuó. Y tal y como había sido profetizado, Jesús resucito de entre los muertos y hoy está en gloria, sentado a la derecha del Padre, satisfecho de haber marcado el camino que muchos seguimos y muchos más seguirán.

Cuando la duda llegue, abraza más fuerte tu cruz

La próxima vez que venga la duda a tu corazón, coge con más fuerza tu cruz. Ten la seguridad de que estás haciendo lo agradable ante los ojos de Dios, pues estarás honrando tu pacto con Él y Él no te abandonará. Solo recuerda, tu ejemplo en todo, es Jesús, solo a través de Él llegaras a ser acepto a los ojos de Dios y tendrás la fuerza para cargar esa cruz que a su vez te llenara de bendición.

¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!

RonnieVBCarrera se considera un sobreviviente del adulterio, escribe y comparte sobre restauración personal y matrimonial. Puedes seguirle en Twitter @RonnieVBCarrera   Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Publicado por RonnieVBCarrera

Hablo sobre el diseño de Dios para el matrimonio.

Únete a la conversación

9 comentarios

  1. Excelente material mi amigo!! Gracias por la enorme tarea de compartir tan interesante material como éste y tantos otros… saludos

    1. Hola Hernan. Mil gracias por visitar tu blog. Ya sabes que damos de gracia lo que de gracias recibimos. Un abrazo.

  2. Al principio es dificil y hay dias en los cuales no dan ganas de seguir en esa situacion y es ahi donde veo la mano de Dios y entonces se que es lo que Él kiere de mi. Una mujer diferente y me da las fuerzas para seguir. Bendiciones. Sus temas son de mucha ayuda.

    1. No desmayes Esther. Tu cumplimiento al pacto, hecho con Dios, traerá libertad a tus futuras generaciones.

  3. Ronnie, la palabra que Dios nos regala a través de Tí son un consuelo para mi alma. Siempre me llena de fuerzas, mi esposo se fue hace 2 años y todos los videos y lo que escribes ahora en este blog me da las fuerzas para cumplir mi pacto con Dios y esperar en el Él. Muchas gracias.
    Me aparté del facebook y en general de todas las redes sociales en obediencia a Dios para evitar buscar en las redes de mi esposo ya que eso me hacía daño. Ahora solo tengo twitter pero no puedo ver los videos que publicas en face, antes había un enlace por el Twitter ahora no. Por favor sube los videos de tus enseñanzas a youtube ó por el blog. Bendiciones

  4. Solo te pido que ores x mi hogar x mi hija x mi, x mi x no saber perdonar y querer q todo se haga en mi tiempo!! X tratar de ser Dios y hacer todo a mi acomodo!! No me casé con un esclavo!! … Deseo de regreso mi matrimonio… Pero mi fe, mi fe da vergüenza x no tengo dudo cada instante

    1. Nada de todo lo que deseas sucederá si antes no pones a Dios como tu principal prioridad. La ausencia de Dios en tu vida, permite que cualquier cosa mala entre a tu vida. Vamos a orar por tu obediencia a Dios. Mantengamos la comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.