Enfermedades mentales o enfermedades espirituales

Enfermedades mentales o enfermedades espirituales

Enfermedades mentales o enfermedades del alma, quizas sean más peligrosas que otras situaciones dentro del matrimonio. Sucede que ellas están atacando hoy más que nunca. El enemigo de este siglo quiere confundir a la humanidad para distraerla de su intención de dar culto a Dios y su intención de honrar sus pactos.

Otro engaño más del enemigo.

«Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo». Romanos 15:5-6 RVR1960

Quiero aclarar que yo no pretendo dar tratamiento psicológico mucho menos psiquiátrico, no tengo títulos universitarios para eso. Yo hablo de vivencias y de como el Señor sana y para eso si tengo la vivencia y experiencia. Y tengo autoridad porque he sido bendecido con la sanidad mental y la restauración personal, además de haber estudiado la Biblia por varios años.

Jesús veía a la distancia la enfermedad y la sanaba.

Me decido a escribir este artículo al recibir el correo electrónico de una seguidora del Ministerio No Más Divorcios. Ella me relata que acudió con un psiquiatra quien le reveló, sin entrevistar a su esposo, que ella está casada con un psicópata narcisista. Este doctor, quien le genera un problema en el corazón a esta mujer, le dice, sin tener a la vista al esposo, que aquel hombre nunca la amo. Toda la vida, le agrega, se aprovechó de usted.

Ella quedo hecha pedazos, desarmada… confundida. ¿Cómo puede un profesional hablar asi sobre un paciente poniendo en riesgo un matrimonio y sin tener a la vista al individuo? Este doctor confundió, aún más, a una mujer que quizás no tenía claro el concepto matrimonio. Matando en ella muchas intenciones espirituales. Esta es una constante que se presenta en hombres y mujeres en la actualidad.

El matrimonio es diseño de Dios. Nadie puede decir que es invención suya, excepto Dios. Dios lo diseño intencional, lo diseño proactivo y sacrificial. - RonnieVBCarrera Clic para tuitear

Jesús, el médico de médicos.

Jesús en todo su ministerio se dedicó a sanar y a liberar endemoniados. Actualmente denominamos a los endemoniados: enfermos mentales. Estos enfermos, en su mayoría, han sido afectados por situaciones dramáticas. Eventos vividos quizás en la infancia, influenciada sobre todo por personas igualmente enfermas, transformando esas influencias en una serie de conflictos personales, afectando, con todo eso al matrimonio.

«Y salieron a ver lo que había sucedido;  vinieron a Jesús,  hallaron al hombre de quien habían salido los demonios, sentado a los pies de Jesús, vestido, y en su cabal juicio; y tuvieron miedo». Lucas 8:35 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

«Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos». – Mateo 8:16 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Enfermedades mentales.

Cuando somos influenciados por personas con experiencias dolorosas en sus pasados, estas se transformaran en nuevas impresiones negativas, que van a desencadenar en una serie de conflictos personales y todo tipo de debilidades de índole relacional.  Vamos a ver desconfianzas, celos, incluso actitudes negativas y destructivas, como infidelidad y otras. Estas personas pensarán de forma adelantada a los hechos, respecto al cónyuge y para mal casi siempre. Convirtiéndose en grandes víctimas o en tremendos tiranos, según sea la posición dentro de una infidelidad.

Amarás al Señor.

Estas actitudes, tambien, puedes enfermar a cualquier cónyuge, y estas vienen como consecuencia de hacer caso omiso del primer mandamiento:

«Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente». Mateo 22:37 Reina-Valera 1960 (RVR1960)  

Desconociendo esto, con facilidad convertimos al cónyuge en un ídolo y lo ponemos en primer lugar en nuestra vida, antes que al mismo Dios. Todo esto lo hemos visto en parejas que vienen con ejemplos inadecuados en la familia. Llegan al matrimonio con inseguridades, desconfianzas, actitudes egocéntricas, personas que desconocen conceptos como: arrepentimiento o pedir perdón, y van formando este tipo de carácter tanto depresivas y pasivas como violentas y agresivas.

El depresivo le teme a todo.

Una persona depresiva puede llegar a tener miedo ante todo tipo de situaciones en su vida, incluida su misma profesión. Estudios realizados por expertos, dicen que la mitad de la población mundial padece enfermedades mentales. Y esos índices van en aumento. Como consecuencia de nuestra búsqueda de Dios y llegando al entendimiento del poder de Su amor y de guiar nuestras vidas, este tipo de padecimientos pueden ir desapareciendo, poco a poco y librarnos de estas experiencias tan dolorosas. El cónyuge debe estar tomado de la mano de Dios siempre.

Muchas esposas viven atemorizadas de las conductas violentas de sus cónyuges, sin embargo, también ellas llegan a presentar este tipo de actitudes, lo que lleva al abandono del hogar como salida más fácil, por parte de sus esposos. Es de suma importancia entender nuestro rol en el matrimonio, como creyentes.

¿Hay algo imposible para Dios?

Entonces, ya no les llamaremos endemoniados, les llamaremos personas con problemas en su mente y alma, problemas que no son nada para el maravilloso poder de Dios, así se han ido transformando vidas a lo largo de la historia de la cristiandad.

La actitud de Jesús siempre nos muestra una actitud sanadora, nos recibe, nos abraza, nos acepta.

«Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, diciendo: ¡Ah! ¿Qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él!» – Marcos 1:23-25 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Pero como humanos podemos confundirnos y llegar a conclusiones equivocadas, olvidando la parte central del tema matrimonial que es amar, honrar y respetar hasta que la muerte no separe. Las personas con enfermedades mentales son débiles, escondiéndose detrás de una máscara de abuso, violencia, descalificativos contra su cónyuge. Una persona así, al recibir infidelidad por parte de su cónyuge lo hace perder el control y agranda más su problema, de ahí deriva el que nos toque vivir tanta violencia de género en el mundo.

Esto está trayendo hombre y mujeres con actitudes de «todos poderosos» sin considerar consecuencias de sus actos para con sus hijos, olvidando la parte medular del matrimonio. Estas personas débiles, que no tienen el control de sus sentimientos, se manifiestan de formas abusivas, egoístas, violentas, sin arrepentimiento y ningún escrúpulo, y todo esto en defensa de su autoestima; personas débiles que se esconden tras de máscaras.

Tu cónyuge nunca te amó.

¿Nunca te amó? lo importante es que tú sí le ames, eso es lo imperioso. ¿Qué puede pasar si tú estás en una actitud comprometida y transparente en tu matrimonio? Generas confianza, paz, alivio, estarías siendo bendición.

¿Qué pasa cuando un psicópata narcisista recibe el adulterio de su cónyuge? se vuelve loco, le agranda más su problema, va a arremeter fuertemente en contra de su cónyuge ante la menor alteración, va a estallar.

Jesús lleno de amor, está dando aceptación… si tú te proyectas así, en fidelidad, amor, transparencia, santidad, no debiera ser doloroso el proceso.

Nuestra fuente de amor y felicidad es únicamente Dios. En general nuestros intentos de relaciones están mal enfocados, lo cual dará paso a que muchas cosas se vayan deteriorando. Nuestra actitud como creyentes, viviendo en santidad y transparencia, tendrá un efecto positivo y como un motivo de mostrar misericordia, veremos el mal que pesa sobre nuestros cónyuges en pecado.

Si nosotros tratamos de tener una actitud comprometida y transparente, en fidelidad, sacrificada, imitando a Jesús en nuestra relación, teniendo toda nuestra confianza en Dios y comprender que nuestra fuente de amor es solamente Él y siguiendo sus caminos, de pronto nuestra actitud cobrará más peso ante el dolor de nuestro cónyuge lastimado.

Tres puntos importantes.

Veamos estos tres puntos. Procuremos que estén presentes en nuestro día a día.

1. Prometimos honrar, amar y respetar.
2. Dios es mi suficiente fuente de amor.
3. Si te encuentras en una relación de tipo abusiva se deben tomar medidas de distancia y continuar tu vida llenándote del Señor.

Todos tenemos derecho a ser amados pero nadie en absoluto nos amará más que Dios. Necesitamos únicamente la certeza de saber que lo que hacemos le agrada a Él y eso nos llenará de felicidad.

«Jesús les dijo: …si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Pero este género no sale sino con oración y ayuno». – Mateo 17:20-21 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

En el plan perfecto de Dios tú puedes ser un agente de cambio, siendo una persona comprometida que cumpla sus pactos.

¿Qué tipo de amor estas dando tú, a tu cónyuge con enfermedad mental?

¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!

RonnieVBCarrera se considera un sobreviviente del adulterio, escribe y comparte sobre restauración personal y matrimonial. Puedes seguirle en Twitter @RonnieVBCarrera Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios de En Pos de Dios. El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

4 comentarios

Wendy Zacarías Publicado el12:50 am - Ago 12, 2018

En la actualidad estan de moda los terapeutas. La manipulación de la mente de una persona dolida en su estado mas vulnerable. Teniendo ganacias economicas y de fama. Sin embargo! Hay una verdad y es la unica. Jesucristo es el camino, la verdad y la vida. No hay antidepresivos, no hay «terapias» de programacion neurolingüistica, no hay manera de reconstruir el corazon quebrado de una manera tan efectiva como lo hace el Espiritu Santo. Por algo le llamamos el Eterno Consolador. Gracias por recordarnos que la palabra de Dios es nuestra lumbrera.

    RonnieVBCarrera Publicado el2:59 am - Ago 12, 2018

    Gracias Wendy. Jesús es quien nos sana y quien nos libera de tantas prisiones, en dónde muchas veces, entramos solos.

Rosana Silva Publicado el2:56 pm - Ago 21, 2018

Como hacer el ayuno de 21 dias,soy la unica creyente en mi casa,vivo con mi esposo pero separados,el as vezes duerme en casa otras no,mi hija se declaro lesbiana,y mi hijo me dijo que era ateo.vivo en constante lucha,amo a Dios por sobre todas las cosas.le obedezco en todo,y los amo.el amor sana el alma y quiero saber mas sobre ayunar 21 dias.
Gracias.Dios lo bendiga

    RonnieVBCarrera Publicado el3:12 am - Ago 25, 2018

    Empecemos con la lectura de la Biblia Rosana. Si no conoces la Palabra de Dios no podrás pedir en su voluntad.