Archivar en mayo 2017

El Pacto Matrimonial No Termina Con El Divorcio

No termina con el divorcio

Divorcio, una palabra mal interpretada.

Aunque un hombre se divorcie de su esposa y se case con otra, por la iglesia, esa mujer de la cual se divorció sigue siendo su esposa. El pacto matrimonial no termina con el divorcio. El Adulterio o infidelidad no nulifica la unión que una vez fue presentada ante Dios. Ejemplo de esto lo tenemos en el caso de Juan el Bautista en su encuentro con Herodes.

Porque el mismo Herodes había enviado y prendido a Juan, y le había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano; pues la había tomado por mujer.

 Porque Juan decía a Herodes: No te es lícito tener la mujer de tu hermano.

 Pero Herodías le acechaba, y deseaba matarle, y no podía. Marcos 6:17-19 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

 En efecto, Herodes mismo había mandado que arrestaran a Juan y que lo encadenaran en la cárcel. Herodes se había casado con Herodías, esposa de Felipe, su hermano, y Juan le había, en repetidas oportunidades, explicado a Herodes: «La ley te prohíbe tener a la esposa de tu hermano.» Por eso Herodías le guardaba rencor a Juan y deseaba matarlo. ¿Te parece conocida esa actitud de Herodias?

Pactos en el cielo

 

Como la Biblia nos declara, Herodes se había casado con la esposa de Felipe. Esto significa que tuvo que haber una separación entre Felipe y su esposa para que esta estuviera ahora casada con Herodes. Sin embargo aunque esta mujer se había casado con Herodes y tenia un matrimonio con él, no obstante, seguía siendo esposa de Felipe . Entonces, la relación entre Herodes y Herodías no era legitima sino que era la de un matrimonio en adulterio. Veamos:
-¿Era matrimonio?  Si.
-¿Era Legítimo?  No.
-¿Era Adulterio?  Si.

Defiende la verdad de la Palabra

 

La vida de Juan Bautista termina, pues Herodias envía a su hija a bailar para Herodes y sus invitados en una fiesta. Esta muchacha causa tal efecto en Herodes que al igual que Azuero a su esposa Esther, le ofrece lo que ella quiera. En este caso, como premio por su baile. Hasta la mitad del reino te daré, le dijo Herodes a Salomé. Aconsejada por Herodias, la madre adultera, la chica pide la cabeza de Juan Bautista y Herodes concede su deseo. La cabeza de Juan Bautista es entregada en una bandeja a Salomé, para deleite de Herodias. Juan Bautista llego a la muerte y mantuvo su postura hasta su ultimo respiro.
Pienso que para llegar a esos extremos, Herodes, había sido seducido nuevamente por el pecado. ¿Qué sucedería con el amor que Herodes creía sentir por Herodías luego del baile de Salomé?

Tres puntos a resaltar

 

  1. Una madre o un padre que vive en adulterio esta dando un ejemplo que grita más fuerte que todas las exposiciones bíblicas que puedan dar a sus hijos. Incluso apoyará las decisiones, llegado el momento, de sus hijos en el camino del adulterio y otros pecados. Herodias no le importo volver a su hija cómplice de asesinato. No sabemos que sucedió eventualmente entre Salomé y Herodes.
  2. En tu caminar con Cristo vas a encontrar a personas que defienden al adulterio, con uñas y dientes. Ten por seguro que lo hacen porque están contaminados. Busca lideres que no tengan esta inclinación o bien a lideres que aunque lo vivieron en sus propias vidas, dieron fruto de arrepentimiento y ya no viven más en pecado. No basta con arrepentirse y pedir perdón si continúan en el pecado.
  3. La iglesia evangélica que se formo por el abuso de algunas autoridades eclesiásticas, según cuenta la historia. Ahora esa misma iglesia se esta infectando, de forma sutil y otras veces de forma descarada, de adulterio. Toca estar vigilantes y si tú estas viviendo problemas matrimoniales tienes que saber que el pecado de tu cónyuge no rompe el pacto, al contrario, Dios espera que tú seas valiente y esforzado y validez y refuerces ese pacto.

El reto en tu vida

 

Te gustaría vivir con tu Señor esto: «Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré: entra en el gozo de tu señor». Mateo 25:23 Reina-Valera Antigua (RVA)

Yo, RonnieVBCarrera, quiero entrar en el gozo de mi Señor. ¿Y tú?

 

¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!

 

RonnieVBCarrera se considera un sobreviviente del adulterio, escribe y comparte sobre restauración personal y matrimonial. Puedes seguirle en Twitter @RonnieVBCarrera
Este artículo procede del Ministerio No Más Divorcios  de En pos de Dios. El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

En la separación matrimonial, examina tu corazón.

No Más Divorcios

En la separación matrimonial, examina tu corazón

 

En la separación matrimonial, examina tu corazón. Establece el orden y este permanecerá. Al establecer el desorden entonces tendremos, como consecuencia, todo tipo de situaciones contrarias a lo que anhelamos.

Hemos sacado a Dios de todas las áreas de nuestras vidas y eso nos está cobrando una factura muy cara. Tristemente toca pagar cuando ya no queda, humanamente, con que cubrir ese costo.

Muchos de nosotros iniciamos una familia movidos por emociones y no por decisiones. Incluso lo hacemos sin el menor compromiso. Ya sea porque estamos pensando en cambiar de pareja en las primeras de cambio o bien porque nos vemos obligados a entrar a una relación sin pacto. Entonces, por temor a perder a nuestro ídolo de carne y hueso, aceptamos cualquier trato y no un pacto, como lo planeo Dios.

Me llama la atención de que en la Biblia no se habla del noviazgo, como tal. Pero hoy día se acostumbra tener tal cantidad de noviazgos antes de llegar al matrimonio que cuando se llega a él, ambos cónyuges tienen que tener tal cantidad de dones espirituales para hacer liberaciones de todo tipo, uno por el otro y viceversa.

Investiga en la Palabra

 

Se hace necesario, entonces, ir a la Biblia e investigar lo que sucede. Leamos en Hageo 1:2 “Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada”. Dios habla en este pasaje de nuestra relación con Él, y de cómo en nuestra juventud pensamos que aún no es tiempo para perderlo en ir a la iglesia y de servirle a Dios. Por eso es que tomamos las riendas de nuestras vidas y elegimos convertirnos en amantes de hombres que ostentan poder, o amantes de mujeres casadas o divorciadas. Elegimos también unirnos sin ningún pacto con hombres y mujeres con familias fracturadas que en su escapada se toman de quien les queda a mano, siendo totalmente irresponsables y sumiendo a más personas en dolor y pecado.

Es tiempo de adorar a Dios

 

Continúa Hageo 1:4  ¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta?” Luego de tomar nuestras decisiones erradas vamos a Dios casi a reclamar el porqué nos sale todo mal y a exigir misericordia, cuando Él, en su Palabra, nos advierte de cuáles son las cosas que Él planeo para nosotros. Ahí dice claramente que la mujer no se case en segundas nupcias, dice que el hombre al verse separado de su esposa no debe abandonarla. También dice que aquel hombre que tome la virginidad de una mujer debe honrarla en matrimonio. En cuyo caso, no podrá extender, bajo ninguna circunstancia, carta de divorcio o repudio (Éxodo 22:16).

El Señor no quiere nuestra adoración como una necesidad de reconocimiento o un protagonismo enfermo. Él nos pide adoración para que seamos enseñados y que por medio de la honra que le damos a Él aprendamos a honrar a nuestras familias, aun cuando alguno de los miembros fallare.

Para algunos castigo, para otros capacitación

 

Luego vemos las consecuencias de nuestra falta de amor al Padre. En Hageo 1:6  dice: “Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.” Parafraseando a Jesús recordamos “apartados de mi nada podrán hacer”. Y “quien conmigo no recoge desparrama”.  ¿Quieres bendición en todas las áreas de tu vida? Te doy el secreto y lo encontramos en Hageo 1:8 “Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová.” “Obediencia quiero y no sacrificios” Es sencillo, más de lo que parece. Necesitamos únicamente dejar de ser tan egoístas  y recibiremos mucho más de lo que queremos, porque Dios es un padre bueno.

Dios te pregunta

 

Entonces ¿Qué haces viviendo con la esposa o el esposo de otra persona? ¿Qué haces robando a inocentes un padre o una madre? Dice el Señor: “Examina tu corazón y vuelve tu rostro a mí.” También vemos en Isaías 1:18-19 ”Vengan ya, vamos a discutir en serio, a ver si nos ponemos de acuerdo. Si ustedes me obedecen, yo los perdonaré. Sus pecados los han manchado como con tinta roja; pero yo los limpiaré. ¡Los dejaré blancos como la nieve!”

Muchos de nuestros males o penas son el resultado de pecados, a veces desconocidos para nosotros, pero pecados al fin. Tenemos que darle orden a nuestras vidas y rectificar nuestro camino. Nehemías 13:25 dice: “Discutí con esos hombres y los maldije. A algunos les di de golpes, les arranqué el cabello y los obligué a prometer, en nombre de Dios, que ni ellos ni sus hijos o hijas se casarían con extranjeros.” Esos extranjeros de los que habló Nehemías no son más que las personas que no nos es permitido invitar a nuestras vidas.

Aprobados para Dios

 

Tu obediencia será altamente recompensada. No solo en lo referente a la unión de tu familia, también en lo económico. Porque tu obediencia te llevara a trabajar en la obra del Reino de Dios y tu serás bendición, como consecuencia de ser bendecido por Dios. Hageo 2:9 dice: “La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos”.

Anillos de sellar

 

En varias oportunidades el Señor pide, por medio del profeta Hageo, que examinemos nuestro corazón, ¿Para qué? Para que rectifiquemos y dejemos de pecar. Muchos de nuestros pecados no son más que lecciones o costumbres aprendidas y que debemos abandonar o renunciar a ellas. No olvidemos que somos nación santa, real sacerdocio. Mira como cierra el profeta ¡con que promesa!: Hageo 2:23 “En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré…. siervo mío, dice Jehová, y te pondré como anillo desellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos.” Imagina que gran prerrogativa tenemos al ser desde que nacimos escogidos por Dios. Imagina que serás quien selle verdades al dar testimonio de vidas libres y victoriosas.

Rescatados por el varón perfecto

 

¿No tienes con que pagar tus deudas espirituales? Dios ya pago con la sangre de su hijo Jesús. Solo debes alinearte; si amas algo que no te corresponde, devuélvelo. Si tienes pacto licito pero no eres correspondido, cumple con tu parte del pacto al pie de la letra. Dios te está usando como anillo de sellar.

—-¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!—-

RonnieVBCarrera se considera un sobreviviente del adulterio, escribe y comparte sobre restauración personal y matrimonial. Puedes seguirle en Twitter @RonnieVBCarrera

Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios 

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Separación matrimonial es para reparar al amor.

Reparando el amor en el matrimonio

La Separación Matrimonial es un Tiempo Fuera.

 

Debemos entender que la separación matrimonial es para reparar al amor. Cuando Pablo dio mandato de Jesús diciendo que cuando la mujer se separe de su marido, así que se quede, sin divorciarse ni casarse con otros, lo dijo porque sabía que Dios Padre tomaría ese matrimonio para restaurarlo.

La Palabra de Dios ha sido ampliamente difundida. Lastimosamente y a pesar de ser tan ampliamente difundida muchas personas eligen el desorden que les llena de incertidumbre en lugar de buscar sabiduría divina.

No es el Tiempo de Buscar al Cónyuge, es el Tiempo de Buscar a Dios.

 

Buscar sabiduría, bajo la perspectiva de un creyente, no es otra cosa que saber la voluntad de Dios y eso se logra leyendo la Biblia. Grandes idilios «románticos» desaparecen cuando la verdad de la Palabra penetra nuestra mente, porque Dios no quiere idilios, pasiones carnales, locos romances; no, Él quiere pactos matrimoniales. Y es que en la Biblia se dice a cada momento que camino debemos tomar.

Debemos entender que la separación matrimonial es para reparar al amor. - @RonnieVBCarrera Clic para tuitear

Con frecuencia vemos como las personas luchan por retener a un cónyuge a su lado y llama la atención como la parábola del hijo prodigo, en Lucas 15:11-32, habla de forma alegórica sobre el tema. Cuenta que era un hijo que pedía su herencia al padre para ir, por ahí, a vivir la vida de forma desordenada.

La herencia de un padre como la libertad del pacto matrimonial, viene con la muerte.

 

La herencia es algo que un padre deja al morir, a sus hijos. Un casado queda libre para contraer segundas nupcias solamente cuando muere su cónyuge. Vemos como la muerte es la que da paso a ciertas acciones. Este hijo prodigo puede representar a un cónyuge entenebrecido que quiere su «libertad» respondiendo, únicamente, a un sentimiento de egoísmo severo.

Hoy día muchas personas creen que un divorcio les da autorización para rehacer sus vidas, tanto el que lo solicita y eventualmente lo piensa el que lo otorga. Llamando «rehacer su vida» al buscar otra relación sentimental. Vemos que la parábola en cuestión usa personajes bien puntuales: un hijo y un padre; jamás podrá un hijo cambiar de padre o un padre cambiar de hijo. ¿Lo ves? Claro, por ahí vemos a algunos necios negando ese vínculo, pero por más que lo nieguen no podrán cambiarlo, siempre serán padre e hijo.

Derrochando la libertad conyugal

 

Aun el padre más amoroso y responsable se molestara con un hijo que le pide la herencia antes de tiempo. Pero es su hijo; eventualmente lo perdonara y el padre del hijo prodigo no duda en darle lo que este “necio» le pide. Muchas personas han optado por conceder el divorcio a su cónyuge egoísta, otros no ha movido un dedo y el cónyuge prodigo lo consigue por sus medios. Invariablemente, sea otorgado el divorcio o conseguido por medio de chantajes o leyes permisivas, gastará su libertad, así como el hijo prodigo. Acto seguido: la corrección.

La corrección tiene como particularidad que cuando viene de Dios no tiene escapatoria. Se tiene que pasar por vicisitudes, humillaciones, hambre, quiebra, etc. Afortunadamente el padre del hijo prodigo no se quedó llorando la ausencia, estuvo preocupado, orando por su vida; pero el padre continuó haciendo su labor, su trabajo y nunca descuida su relación con Dios.

 

El Pecado Será el Reformatorio del Adúltero.

 

El cónyuge en pecado, al mal gastar su libertad volverá a casa. Volverá en malas condiciones, quizás hasta enfermo. Te pregunto ¿estas engordando tu becerro? Hablo de que si estas ocupando tu tiempo en algo que te ayude a obtener una realización personal. El padre del hijo prodigo, en lugar de recibirlo con reproches ni siquiera le da el tiempo para que su hijo le diga que ha pecado contra Dios y contra su padre; no le permite más humillación pues sabe que suficiente ha tenido ya. El padre prepara una fiesta y preparan un cordero el cual engordo para tal ocasión. Quiere decir que sabía que su hijo prodigo volvería. Quiere decir que el padre tenía claro, desde que otorgo aquella herencia, se rompería la relación con su hijo, momentáneamente, y resulto que lejos de romperla, se hizo más fuerte.

«Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud». Proverbios 5:18 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

¿Qué te hace dudar? ya sea que tú esposo o tú esposa, se vean afectados por un repudio, la bendición esta sobre ustedes, lo dice la Palabra de Dios, el que nuca cambia de parecer.

No claudiques

 

No abandones tu puesto, pues si tú persistes con integridad serás premiado ricamente. Dios no se queda con nada. Y recuerda: el hijo prodigo volverá a su padre. El cónyuge prodigo volverá a su hogar, no al segundo, al tercero, al de Proverbios 5:18.

Cierro con esta cita:

«Bebe el agua de tu misma cisterna, y los raudales de tu propio pozo». Proverbios 5:15 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

 

¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!

 

RonnieVBCarrera se considera un sobreviviente del adulterio, escribe y comparte sobre restauración personal y matrimonial. Puedes seguirle en Twitter @RonnieVBCarrera

Este artículo procede del Ministerio No Más Divorcios de En pos de Dios.

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Pareciera que el pacto matrimonial es un contrato que tiene pequeñas letras.

El pacto matrimonial es algo en lo que llevo muchos  años trabajando. Frecuentemente escucho esta pregunta ¿Le agrada a Dios que me humille mi cónyuge?. Hombres y mujeres se hacen la misma pregunta olvidando su real identidad, su identidad de hijos del Rey. Y como hijos de un rey debemos de ser firmes y cumplir nuestras promesas. Al hacerlo estaremos dando el ejemplo, estaremos marcando el paso en nuestra relación matrimonial.

Las pequeñas letras rara vez se leen.

Pareciera que el pacto matrimonial es un contrato que tiene pequeñas letras. Y es que regularmente al hablar de problemas matrimoniales, hablamos de infidelidad y nos concentramos en juzgar y condenar al infractor. Hoy no hablaremos de eso. Hoy hablaremos de los errores que comete el ofendido, en una lucha estéril, y estéril porque no se mueve en el espíritu sino en la carne.

Pacto matrimonial

Leamos a continuación:   Prometo (ante Dios) serte fiel. En lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad. Prometo amarte y respetarte, todos los días de mi vida. Hasta que la muerte nos separe.  

¿Cuántos días de tu vida dice? ¡Todos los días de tu vida! Pero pareciera que se escribió en letras pequeñas las partes donde dice: en lo adverso, en la enfermedad y todos los días de mi vida. Debemos de estar muy claros al respecto. Entender lo que prometimos al casarnos es clave.

Olvidar lo que prometimos al hacer pacto matrimonial va a meternos en tremendos problemas. Recuérdatelo constantemente. Clic para tuitear

El no estar claros de nuestra promesa y al cometer nuestro cónyuge algún error, podemos incurrir en otro tipo de errores, pero que de igual forma son heridas. Y estas, al sumar, y no tener claro lo que Dios espera de nosotros, podemos contribuir a la ruptura de la personal promesa con Dios.

Lo único que necesitas saber es la verdad del amor de Dios

«Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida». – Proverbios 4:23 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

El pecado de nuestro cónyuge, en un principio se realiza en secreto, en lo oculto. Luego de una flamante investigación, donde nos convencemos que pudimos haber sido investigadores secretos; ponemos en evidencia al infractor y nos damos a la tarea de preguntar ¿por qué me hizo tal cosa? Raramente buscamos ponernos en el lugar de dicho infractor y analizar por qué razón pudo verse involucrado en esa situación. La palabra de Proverbios 4:23 toma importancia entonces. Si aquello es oculto debemos de guardarnos de buscar conocerlo. Nosotros no poseemos la fuerza de Jesús para conocer las cosas ocultas.

Las cosas secretas pertenecen a Dios.

«Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley». – Deuteronomio 29:29 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Pero desobedeciendo a esta Palabra, vamos por ahí, registrando las pertenencias del cónyuge. Espiando en sus cosas personales, como un teléfono inteligente, sus cuenta de redes sociales. O en su correspondencia, ya sea física o electrónica. Pero nuestra inteligencia, movida por el orgullo, muchas veces, tiene que descubrir el enigma y luego de descubierto, aquello que era guardado u oculto, viene la muerte. Sentimos que el corazón se nos desgarra y vamos por ahí gritando a los cuatro vientos (publicando en redes sociales) nuestros dolores agónicos. La paga del pecado es muerte, así dice la Palabra.

Jesús no hizo pacto, pero murió a sí mismo; por amor

  Jesús padeció en esta tierra. Él sabía que venía a morir. Él tenía órdenes precisas al respecto. Además de que, en su calidad de hijo de Dios, Él sabía todo y teniendo el poder de revertir todos aquellos acontecimientos los acató en total silencio y sumisión. Él sabe la Palabra y la profecía, Él sabia que era su propósito.   Yo estoy convencido del poder de Jesús, lo he leído en la Biblia, lo he visto en la vida de muchas personas. En mi propia vida actuó con magistral perfección. Él, siendo perfecto y Todo Poderoso, actuó en obediencia. Jesús no hizo pacto con el Padre. Simplemente hizo lo que el Padre le pidió. Dios nos dio la oportunidad de escoger con quien unir nuestras vidas en pacto matrimonial. Dios no impone a nadie con quien hacer ese pacto. Escogemos y ya, de ahí la necesidad de hacer el pacto con quien nosotros, en total libertad, escogemos hacerlo. Pero ante la adversidad, ese pacto es lo primero que olvidamos. Tiramos la cruz que nos toca y nos largamos lanzando punta pies al suelo o peor aún, nos largamos del brazo de otra persona pretendiendo, muchas veces, hacer legal o volver licito algo que sabemos claramente no es del agrado de Dios.  

El infiel es egoísta,  si, pero el idolatra quizás lo sea más aún.

Entonces entendamos: la infidelidad matrimonial, definitivamente, tiene como principal ingrediente uno o dos cónyuges inmaduros, los que en lugar de ver al cielo, a un Dios que es todo amor, ven en su entorno y buscan, más que cumplir un pacto, buscar su felicidad basada en placeres. Dios premia, de mil maneras, a esos valientes que deciden cumplir sus pactos con Él, y en el caso específico del pacto matrimonial, el Señor pone en los corazones de ellos un amor puro y fuerte. Un amor que puede ver muerto el amor que su cónyuge prometió, pero que sabe que lo verá resucitar, porque Dios cumple todo lo que promete.

Cuando Jesús dijo: “Consumado es”, descanso. De ahí en adelante fue el Padre el que actuó. Y tal y como había sido profetizado, Jesús resucito de entre los muertos y hoy está en gloria, sentado a la derecha del Padre, satisfecho de haber marcado el camino que muchos seguimos y muchos más seguirán.

Cuando la duda llegue, abraza más fuerte tu cruz

La próxima vez que venga la duda a tu corazón, coge con más fuerza tu cruz. Ten la seguridad de que estás haciendo lo agradable ante los ojos de Dios, pues estarás honrando tu pacto con Él y Él no te abandonará. Solo recuerda, tu ejemplo en todo, es Jesús, solo a través de Él llegaras a ser acepto a los ojos de Dios y tendrás la fuerza para cargar esa cruz que a su vez te llenara de bendición.

¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!

RonnieVBCarrera se considera un sobreviviente del adulterio, escribe y comparte sobre restauración personal y matrimonial. Puedes seguirle en Twitter @RonnieVBCarrera   Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Adúltera: La obediencia a Dios, abre puertas de bendición.

Adúltera, ese fue el cargo. Señalada por todos, debía morir lapidada. Así lo dictaba la ley. ¿Cuántas cosas pudo pensar en ese instante la acusada? Al parecer solo una cosa paso por su mente: arrepentimiento. Un arrepentimiento sincero, el que solo la gracia podría darle; la ley casi la había matado.

Adúltera / Redimida

 

Jesús le dice a la mujer adúltera: “ni yo te condeno, ve y no peques más”. La obediencia abre puertas de bendición. La obediencia a Dios abre un mundo de posibilidades para nosotros, nos facilita todo. Y el hecho de que esas palabras de Jesús, sean dirigidas a una mujer, y en pecado, me dice que hay esperanza para algunas mujeres que viven en la clandestinidad. Unas veces resignadas y otras veces luchando por obtener un sitio dentro de una sociedad que les tolera del diente al labio. Todos tenemos derecho a la misericordia de Dios, el requisito es arrepentirse y obedecer. No podemos esperar la bendición de Dios y no ser obedientes a Él, pues Él es sumamente ordenado y recto.

 Diferentes formas de adulterio

 

El adulterio tiene varios tipos de sujetos. Hablemos al respecto. Tenemos a la mujer extraña de la que habla la Biblia. Esa mujer casada o con algún tipo de compromiso que se dedica a casar muchachos solteros u hombres casados. También encontramos a aquella mujer que aprendió de su madre el ejemplo de buscar hombres casados. Ejemplo que a ella le hace ver el adulterio como normal competencia entre mujeres, pues es la información con la que creció. La mujer que creció sin la imagen paterna y que ve en hombres mayores esa imagen que necesitó cuando era niña, sin importar que ese hombre tenga compromisos. Podemos encontrar muchos ejemplos más. Mi mensaje es para aquella mujer que vive fuera del orden de Dios. Mi mensaje es para aquella mujer que ha intentado en sus fuerzas y con los recursos que recibió de su entorno, vivir una vida feliz.

mujer adultera

La mujer samaritana se arrepintió y obedeció

Abre la puerta de la bendición

 

Dios no hace acepción de personas, incluso ama al pecador, pero aclara que aborrece al pecado. Partiendo de esta linda cualidad de nuestro buen Dios, podemos entender que estas vidas pueden ser llevadas a vivir experiencias maravillosas, libres de pecado. Entonces mi sugerencia es que entiendas que tu felicidad no la encuentras en ningún hombre. Ni siquiera en los que muchas mujeres han dado en llamar “varones de Dios”. Créelo: ningún varón de Dios te invitaría al pecado. Jesús, entonces, es tu total y suficiente fuente de felicidad. Felicidad que encontrarás en la medida en que tu conocimiento de la Palabra de Dios, la Biblia, vaya estando presente en tu mente.

Jesús conoce quien eres

 

Cuando Jesús se encuentra con la mujer samaritana, en mitad del día, en aquel pozo, Él sabía quién era ella. Él conocía su corazón. Con gran amor le dijo que si ella bebía del agua que Él le ofrecía, ella nunca más tendría sed. Pero aquella mujer, acostumbrada a reaccionar de acuerdo a su programa heredado, no entendió nada de lo que sucedía. Ella entendió cualquier cosa, menos que ella podía ser feliz al recibir de aquel hombre, a quien no reconocía, la felicidad verdadera. Al ver Jesús que la samaritana no terminaba de comprender, le invita a que vaya por su esposo y vuelvan juntos ante Él. La samarita respondió prontamente que no tenía esposo. Jesús estaba tratando con ella ahí mismo, estaba colocándole en el lugar exacto para que ella fuera liberada. Sus ojos fueran abiertos a una nueva dimensión de libertad. Acto seguido, Jesús le revela cuanto le conoce al decirle: “bien has dicho, pues cinco maridos has tenido y con el que ahora vives, no es tu marido”. La mujer entonces, sumamente sorprendida cae en la cuenta de con quien hablaba. Lo que acaba de escuchar es algo que quizás ella guardó o escondió por largos años, entendió de qué hablaba Jesús e incluso le reconoció.
Creo que aquella mujer volvió en sí aquel día y encauzo su vida. Ahora, llena de felicidad, va por caminos totalmente diferentes. Estoy convencido de que ella no fue tras un séptimo marido pues ya había encontrado lo que tanto anheló siempre: ser feliz y libre.

Con voluntad, hay oportunidad de salir del adulterio

No vivas  relaciones clandestinas o ilícitas. Yo te sugiero que las termines cuanto antes. Libera a ese hombre que dices amar. No seas cómplice de su destrucción. No llames tu propia ruina y la de tus hijos. Conozco mujeres con vidas de adulterio, que al ser amantes o autodenominarse “esposa” de un hombre ya casado, han decidido seguir a Jesús y abandonar el pecado que les ató.
Esas mujeres han recibido de Dios la bendición de empleos o negocios que les han permitido realizarse como personas y como mujeres santas. Las que a su vez, logran apartar a sus hijos de cadenas de maldición, Cadenas que  los llevan al mismo adulterio, adicción a las drogas, o cualquier otra situación destructiva. Ya que ven en su madre, el ejemplo y la alegría de vivir sin pecado. He visto a mujeres que vivieron experiencias de adulterio, convertir su lamento, porque la vida de un adultero es una vida de lamento, transformarlo en satisfacción y alegría total.

Libera a tus generaciones futuras

Tus hijos merecen recibir de ti el ejemplo de obedecer a Dios. Merecen el ver en ti, un amor tan real que renunciando a deseos carnales o de necesidades engañosas, buscas liberar a aquel hombre con quien cometiste pecado. Demostrando así un amor real y perfecto, en donde el respeto y la honra te hacen admirable e integra.

Dios quiere limpiar tu pecado

 

Dios te dice: “Vengan ya, vamos a discutir en serio.  Veamos si nos ponemos de acuerdo. Si ustedes me obedecen, yo los perdonaré. Sus pecados los han manchado como con tinta roja; pero yo los limpiaré. ¡Los dejaré blancos como la nieve! Entonces comerán de lo mejor de la tierra; pero si siguen siendo rebeldes, morirán en el campo de batalla. Les juro que así será”.
Dios no esta amenazando en la cita anterior. Él advierte de que invariablemente así sucederá. Dos caminos tienes. Uno: buscar ser limpiada, curada y sanada. Dos: continuas agregando pecado a tu vida y a las de los que amas. Rompe con el dolor en tu vejez y el dolor que será un legado fatal.

La mujer adúltera vivió una nueva vida por su arrepentimiento

 

Dios no te desprecia, es más, te quiere usar poderosamente. Así lo hace con todo lo que Él transforma, renueva y resucita.
Citas usadas:
Juan 8-11.
Juan 4:1-39.
Isaías 1:18-20.

¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!

RonnieVBCarrera  se considera un sobreviviente del adulterio, escribe y comparte sobre restauración personal y matrimonial. Puedes seguirle en Twitter @RonnieVBCarrera
Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios
El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.