Suscríbete al boletin de mi blog

El proceso de restauración matrimonial hace necesario el estar en constante comunión con Dios.

img

Conociendo la tremenda necesidad de acompañamiento en el proceso de restauración matrimonial, hemos puesto a tu disposición el boletín de mi blog. Con él busco que te lleguen los recursos al momento en que los publicamos y te sean enviados a tu correo electrónico. Encuentra en el menú el botón Boletín y deja tus datos. “El entendido en la palabra hallará el bien, y el que confía en Jehová es bienaventurado”. Proverbios 16:20 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Ronnie V B Carrera - Sigueme en Twitter @RonnieVBCarrera

Artículos de mi blog

Estoy muy feliz de ver que visitas mi blog. Aquí encontraras temas sobre restauración de nuestra relación con Dios, personal y matrimonial; el efecto papá y mamá sobre nuestros hijos o sana paternidad; santidad y pureza sexual; volver en sí. Escribe tus dudas y opiniones. Participa con todos mis amigos.

Corrigiendo el adulterio

No es extraño que el adulterio tenga tantos adeptos, muchos buscan el placer sin pacto. Los hay los que lo usan como un medio para obtener recursos. Otros lo usan como un medio de venganza y aún de despecho. En este artículo les hablaré sobre algunos personajes de la Biblia que dejan interesantes enseñanzas al respecto. Todos ellos tenían intereses y motivaciones diferentes. Pero solo dos de ellos tenían claro su camino, lo cual les daría la victoria y quedarían en la historia como ejemplos para muchos.

En varios pasajes de la Biblia encontramos a los actores que nos ayudarán a comprender todo el concepto de mi articulo: Corrigiendo el adulterio. El primero en escena es Saúl, el primer rey de Israel; luego David, el segundo rey de Israel; seguidos por Mical, la hija de Saúl; Abigail, la viuda de Nabal y por último Abner, general del ejército del rey Saúl. Leer sobre ellos me ha resultado enriquecedor. Al leerlos descubres que en todas las familias existen estos personajes pero con otros nombres.

El poder demanda responsabilidad.

Todo comienza con la llegada de Saúl al trono de Israel. Nombrado, respaldado o ungido por Dios, Saúl comienza a reinar pero poco tiempo tardo en cometer su gran error: no obedecer a Dios.

Cuando Saúl tuvo la oportunidad de mostrar obediencia a Dios se dejó seducir por su codicia, ganándose con esto el perder el respaldo de Dios. Saúl fue notificado del rechazo de Dios por medio del profeta Samuel, a quien ya se le había encargado ungir a otro hombre como rey de Israel. Ese hombre sería David de Belén. Pero Samuel pudo caer en un error al ungir a otro rey desobediente, dejándose llevar por aspectos externos. Guiado por Dios y aunque ante Samuel desfilaron todos los hijos de Isaí, Dios ya se había escogido a David, un joven conforme al corazon de Dios y fue ungido rey.

David llego a emparentar con Saúl al convertirse en esposo de su hija Mical, pero esta situación no cambio los sentimientos de Saúl por David, quien celoso de la preferencia de Dios por su yerno, no dejo de pensar en la forma de terminar con la vida del esposo de su hija.

La vida de una persona desordenada terminará por afectar a los que vienen tras él en la vida. Saúl jamas se detuvo a pensar que su desobediencia fue la causa de la decisión de Dios, Saúl culpo a David y con esto condenó a su hija. Pero esto no fue suficiente, los desaciertos de Saúl continuarían hasta terminar en tragedia.

La vida de una persona desordenada terminará por afectar a los que vienen tras él en la vida. Clic para tuitear

Y Samuel dijo ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros… Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él tambien te ha desechado para que no seas rey.


 1 Samuel 15:22-23 Reina Valera 1960

Los hijos de Dios somos los que le obedecemos

David se vio acosado por Saúl, al extremo de tener que huir para salvar su vida. Ayudado por su esposa Mical, David huye de Israel y con esto da inicio su preparación para ser rey de Israel. Una característica de los hijos de Dios es que nadie tiene que cuidarse las espaldas de nosotros y David le mostro a Saúl que era un hombre íntegro. David tuvo que razonar: si Dios ungió a Saúl y luego me ungió a mí, pero Saúl sigue vivo… Quiere decir que Dios Todopoderoso tiene planes que no debo entorpecer. David sabía que él era el siguiente monarca de Israel, pero no cayó en desespero y tampoco actúo como un personaje común, siempre actuó como el rey que Dios dijo que era.

Abigail, una mujer inteligente y hermosa, esposa de Nabal, un hombre necio tal y como su nómbrelo indica. Él era del linaje de Caleb y vivía en la herencia de este, pero no poseía el espiritu ni la sabiduria de su ancestro. Abigail y David cruzan sus caminos, evitando con este encuentro una masacre causada por la falta de sabiduria de Nabal. No puedo evitar imaginar el encuentro de David con Abigail, la admiración fue mutua. Pero tambien el temor de Dios. Abigail sabía que tenía frente a sí al futuro rey de Israel, al ungido de Dios. Las palabras de David al despedirse de Abigail nos dan motivos para pensar la admiración de este por la esposa de Nabal.

La reverencia y la honra mostrada por Abigail nos hablan de la admiración que ella sentía por el futuro monarca. Cito a Abigail pues ella enseña que aun cuando el cónyuge sea de lo peor, los pactos matrimoniales deben cumplirse de forma responsable y comprometida. Esta mujer salvo la vida de su necio esposo, pero Dios tenía planes muy diferentes para ella y para Nabal. Abigail no forzó nada, la voluntad de Dios en su vida se hizo.

Y levantándose luego Abigail con cinco doncellas que le servían, monto en un asno y siguió a los mensajeros de David, y fue su mujer.


1 Samuel 25:42 Reina Valera 1960

Dios se provee los medios

Dios es soberano, pero respetuoso. Y Él pretende nuestra adoración para que nada nos distraiga de nuestro camino a sus bendiciones. Miles de personas se ven privadas de sus bendiciones porque le llaman bendición a los placeres. Por eso Dios repite que no quiere que seamos idolatras, insistentemente.

Cuando David huye de la presencia de Saúl, muchos se sienten derrotados. Ser gobernados por un rey déspota e injusto es algo que a nadie le gusta y Saúl era eso. Con su escapada David desconcierta a todos los que sabían que era el nuevo ungido. Pero David no huye por temor a Saúl, huye por temor a Dios, para no cometer un error, para no estorbar los planes de Dios. Dios está buscando hombres (y mujeres) valientes, y obedientes.

Dios te usara a ti y te pondrá en contacto con personas como tú. David tuvo en Abner un enemigo, por un tiempo, posteriormente sería un fiel aliado. Cuando somos valientes y obedientes nos convertimos en los medios de Dios. El Señor siempre tiene valientes en sus filas, si no vas tú, otro lo hará. Dios controla cada circunstancia y se proveerá las personas y los medios.

Entonces dijo Mardoqueo que respondieran a Ester: No pienses que escaparás en la casa del rey más que cualquier otro judío. Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judío; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?


Esther 3:13-14 Reina Valera 1960

La estrategia de los hijos de Dios

Con Dios las cosas son de lo más sencillo y aunque usaré unas cuantas palabras más, todo se resume a obediencia. Si. Obediencia es la clave. David tenía el coraje, la valentía, la fuerza de la juventud y tambien era sabio y cauto. ¿Cuántas veces David sintió dentro de su ser esa fuerza que lo llevo a derrotar a Goliat? Esa misma fuerza que nos hace cometer errores tremendos. Saúl acosaba y humillaba a David pero él sabía dominar su carne y aunque alguna vez sucumbió a ella, la constante en él fue la templanza y obediencia a Dios.

Enfrentando a Goliat se tenía que ir a la batalla, Dios quería mostrar que el valor no es cuestión de fuerza física sino de comunión y confianza en Él. Enfrentando a Saúl, Dios quería mostrarnos que sus victorias se las da a los que respetamos su Palabra. Y David espeto la vida de alguien que no respetaba la suya, porque confiaba en Dios.

Y mira, padre mío, mira l orilla de tu manto en mi mano; porque yo corte la orilla de tu manto y no te maté. Conoce, pues, y ve que no hay ni traición en mi mano, ni he pecado contra ti; si embrago, tú andas a caza de mi vida para quitármela.


1 Samuel 24:11 Reina Valera 1960

Respiro y liberación

Dios no se equivocó con Saúl, fue Saúl el que se equivocó con Dios al ser desobediente. Y David lo pensó en sus largas horas de exilio, allá en su cueva. David tuvo suficiente tiempo para hacerse la pregunta más importante que todo cristiano debe hacerse en su tribulación ¿Qué desea Dios que haga en este instante? David tuvo tiempo para darse todas las respuestas que esa pregunta requería.

David, sin escuchar el consejo humano, en lugar de aliarse con el enemigo de Israel para derrocar a Saúl y llegar al trono por sus medios, fue más sabio. Él decidió aliarse con los Filisteos, pero luchando contra otras tribus. David se hizo fuerte y más sabio, se ganó el respeto de las tribus enemigas. David preparaba el camino a su reinado, en el tiempo de Dios y no en el de él. El hombre conforme al corazon de Dios ya estaba librando batallas contra el enemigo, se tomó muy en serio el ser el ungido de Dios, aunque aún no tenía el reino. ¿Te fijas en ese detalle? Eso es tener fe.

En este tiempo, en que nuestro cónyuge se entrega a sus delitos y pecados, debemos de ir corrigiendo al adulterio. El adulterio campea en nuestras familias e iglesias. Incluso muchos de los que hoy batallan contra la infidelidad en sus propios matrimonios, felicitan a sus parientes y amigos, incluso a pastores, cuando estos se unen en matrimonios fraudulentos, después de abandonar a sus cónyuges de pacto.

Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido.


Isaías 2:12 Reina Valera 1960

El mensaje de David

Cuando Saúl es asesinado junto a su hijo Jonatán, vino el tiempo de David. Uno de los dos puntos importantes a resaltar de este suceso fue la actitud de David al recibir la noticia de boca del que había llevado la noticia de la ejecución del rey y el príncipe, pues el mismo mensajero declaro haberlo matado. A pesar de que Saúl había irrespetado de mil maneras a David, él respetó siempre a su suegro porque fue el elegido de Dios. Repito, no fue Dios el que se equivocó con Saúl, fue el desdichado Saúl el que no supo entender lo que Dios esperaba de él.

Cuando David es informado de la muerte de Saúl ordena que sea ejecutado el mensajero, pues su crimen confeso fue en contra del rey, el ungido de Dios. Esta situación me hace pensar en todas aquellas personas que ante el pecado constante de su cónyuge, creen tener el derecho de hacer lo mismo. Tenemos que aprender de David esta gran lección.

No fue Dios el que se equivocó con Saúl, fue el desdichado Saúl el que no supo entender lo que Dios esperaba de él. Clic para tuitear

El otro punto importante es que con la muerte de Saúl seguía una forma de resistencia encabezada por un hijo de Saúl. Is-boset quería el trono para sí, ignorando o contradiciendo los deseos de Dios. David avanzo y reino sobre una parte del pueblo y siguió esperando en Dios pero actuando con valentía y obediencia. Abner se convierte entonces en el medio que Dios utilizaría para darle el total control a David. Por situaciones ajenas a David, Abner e Is-boset se distancian y Abner entrega el resto del pueblo a David. Es ahí donde viene la otra lección del rey David.

Y David iba adelantado y creciendo, y Jehová de los ejércitos estaba con él.


1 Crónicas 11:9 Reina Valera 1960

David pide a Abner y a Is-boset que le sea devuelta su esposa Mical. Saúl había entregado su hija a Paltiel por esposa, como una forma de humillación para David. Con esa unión Saúl vuelve a errar, ahora introduce el adulterio a su familia, condenando a su hija. Abner lleva a Mical ante David aunque había resistencia de Mical y Paltiel. Yo estoy seguro que David no albergaba rencores ni contra Mical ni contra Paltiel. Los motivos del nuevo rey eran muy diferentes a los que muchos podemos pensar. David, como el hombre conforme al corazon de Dios que fue, quiso arreglar lo que su antecesor hizo mal. David estaba, con ese acto, corrigiendo el adulterio.


¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!

Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios de En pos de Dios. El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente. En cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Yo aborrezco el divorcio, dice el Señor.

Yo aborrezco el divorcio, dice Dios, es un articulo para traer claridad a los más pequeños en la fe. Para darles fortaleza a los que están parados en la brecha por sus matrimonios.

Dios habla sobre el divorcio.

Dicho por Dios: «Yo aborrezco el divorcio», debería ser suficiente para que nosotros sintamos la misma aversión por el divorcio. Pero muchos creen que la única razón por la que Dios aprueba el divorcio es por causa de adulterio. Dios no permite el divorcio en dos personas que Él unió. En ninguna parte de la Biblia vas a encontrar que Dios diga que permite el divorcio. Se han dado muchas confusiones por malas interpretaciones de la Biblia.

Dios une solo a personas solteras y sin compromiso. – RonnieVBCarrera Clic para tuitear

La Biblia dice que Dios aborrece el repudio. Queda sobreentendido que aquella persona que se casa, se divorcia y se vuelve a casar, esta en adulterio y si quiere rectificar su camino, deberá apartarse del pecado y volver a su pacto matrimonial.

Meditemos en la Palabra.

«Jehová: ¿Quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón. El que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo, ni admite reproche alguno contra su vecino. Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, pero honra a los que temen a Jehová. El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia; quien su dinero no dio a usura, ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas, no resbalará jamás». – Salmos 15:1-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Aquel que a cambio de placer sexual hace sufrir a su cónyuge, está admitiendo que hace mal a su prójimo inmediato, a su cónyuge e hijos. Y por tal motivo será alguien que no puede residir en el santuario de Dios. El infiel es alguien que no puede habitar en su santo monte.

El que encuentra esposa, encuentra la benevolencia de Dios.

«Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne». – Génesis 2:21-24 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Alcanzando la benevolencia de Jehová.

Pienso que Adán se sintió realmente respaldado por Dios cuando le otorga a su esposa. Pero sucede que antes de darle esposa le dio trabajo. El trabajo de Adán fue ponerle nombre a todas las bestias que Dios había creado.

No creo que Adán, antes de recibir a Eva, hubiera sido tan ingenuo como para no darse cuenta de que todos tenía pareja y él no. Seguramente se pregunto: «¿Qué pasó aquí?». Cuando él hubo acabado su trabajo y ya agotado, entra en un sueño profundo, Dios saca una costilla de él y crea a Eva.

Para todas aquellas personas que dicen creer en Dios, yo les digo: si Dios hubiera tenido contempladas varias mujeres para el hombre, le hubiera sacado varias costillas a Adán y no solo una.

Lo que significa la palabra pacto.


El concepto pacto es algo que muchos hemos tomado a la ligera. He visto muchos casos de hombres y mujeres que mientras les dura el enamoramiento están golpeándose el pecho, pataleando, supuestamente adorando a Dios. Lo que están haciendo en realidad es un ritual para que les devuelvan al ídolo, y todos estos rituales son practicados mientras les dura el enamoramiento. Hasta que aparece otro candidato o candidata.

Hay que tener muy claro lo que Dios siempre ha querido. En este sentido, el tema virginidad cobra especial trascendencia. Eva como todas las mujeres, vienen con esa característica; ese sello que debería ser requisito en el matrimonio (asi como para mujeres, tambien para hombres) y que tiene que ver con pacto. El Señor quiere que traigamos al mundo hijos de pacto, dentro de matrimonios santos.

El Señor quiere hijos de pacto.

«Tomará por esposa a una mujer virgen. No tomará viuda, ni repudiada, ni infame, ni ramera, sino tomará de su pueblo una virgen por mujer, para que no profane su descendencia en sus pueblos; porque yo Jehová soy el que los santifico». – Levítico 21:13-15 Reina-Valera 1960 (RVR1960)


Todas esas ideas de que Dios permitió el divorcio, repito, son una confusión que muchos hemos aprovechado para hacer lo que nos da la gana. No fue Dios quien permitió el divorcio; fue Moisés, por la dureza del corazón de los hombres. Hoy día las hay tambien mujeres con el corazón terriblemente endurecido.

«Habló Moisés a los príncipes de las tribus de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado. Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca». – Números 30:1-2 Reina-Valera 1960 (RVR1960)


Estos versos dejan muy claro lo que Dios tiene en mente con respecto a todo lo que nosotros prometemos y juramos. Tengamos esto presente para luego no entrar en debates necios, porque Dios ya habló. Decía mi abuela: “donde manda capitán, no manda marinero».

Demos gloria a Dios en el matrimonio.

«Y se levantó el sacerdote Esdras y les dijo: Vosotros habéis pecado, por cuanto tomasteis mujeres extranjeras, añadiendo así sobre el pecado de Israel. Ahora, pues, dad gloria a Jehová Dios de vuestros padres, y haced su voluntad, y apartaos de los pueblos de las tierras, y de las mujeres extranjeras. Y respondió toda la asamblea, y dijeron en alta voz: Así se haga conforme a tu palabra». – Esdras 10:10-12 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

El momento de Esdras 10:10-12 fue antecedido por la mano dura de Dios para con su pueblo. Esto obedecía a que el pueblo había sido infiel, una situación que a Dios siempre le preocupa. Ignorar estas cosas va a traer consecuencias severas sobre la vida de las personas.

Mi intensión es ser obediente a la Palabra. Yo he sufrido lo suficiente para pararme frente a Esdras y decirle: sí, así se haga conforme a tu palabra. Mi trabajo es decirte a ti que el muladar es amargo, asqueroso, fétido y a muchos nos ha tocado pasar por ahí. En ese muladar es que está sumergido el cónyuge en pecado. Ahí es donde se mete aquella persona que buscando su felicidad se vale de cualquier texto sacado de contexto para ir y hacer lo que le da la gana. Luego de hacer su propia voluntad dicen: Señor, que se haga tu voluntad.

Dios todo lo ve.

«Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano. Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto». – Malaquías 2:13-14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Esto aplica para hombres y mujeres porque hay mujeres que también cogen otro camino. Los varones no podemos alegar inocencia, pues algunas esposas se van al pecado porque no encontraron en sus esposos apoyo y cobertura. Muchos varones vienen al Ministerio No Más Divorcios de En pos de Dios, exigiendo, basados en que Jesús dijo: “que la mujer no se aparte de su marido”, que ella vuelva porque es su esposa de pacto. Pero jamás han actuado como Jesús con su iglesia.

Dice la palabra que nosotros debemos amar a nuestras esposas con toda ciencia y amarlas como Jesús ama a su iglesia, quien se la presenta a sí mismo: limpia, inmaculada y sin arrugas. Esto quiere decir que Jesús se esmera en que si su esposa está sucia Él la limpia, que si su esposa está en pecado, Él la hace inmaculada por medio de su amor.

Un cónyuge es todo lo que necesitamos.

«¿No hizo Él uno, habiendo en Él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud». – Malaquías 2:15 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Aquellos hijos que se tuvieron fuera del matrimonio, uno mismo les endosa mucho dolor. Oramos porque estos hijos logren encontrar el camino que es Jesús, para liberar sus vidas del pecado de sus padres. Jesús erradica ese pecado para que no se extienda, generación tras generación nuevamente.

«Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que Él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales». – Malaquías 2:16 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Recibo constantemente comentarios como el siguiente: “Dios que es amor, no quiere que estemos solos y nos permite divorciarnos y casarnos de nuevo, porque Él hace nuevo todo”. Les quiero recordar que el amor del que es lleno Dios, es amor ágape y no eros.

Seamos mucho más justos en el matrimonio.

Son varias las citas bíblicas de las que muchas personas se valen para decir que Dios les permite casarse de nuevo. Jesús le explica a los creyentes sobre lo que Moisés permitió:

«Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera». – Mateo 19:9 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Recordemos que María, la madre de Jesús, estuvo en esa situación, y en aquel contexto histórico, las familias acordaban los matrimonios de sus hijos, algunas veces siendo muy jóvenes. Entonces se acordaba que aquella señorita que estaba desposada, no iría a vivir con su esposo para iniciar una vida marital, hasta que no estuviera sexualmente apta, desarrollada, capaz. Mientras esto sucedía, ella permanecía en casa de sus padres.

Las responsabilidades del hombre ante Dios.

En esa circunstancia dice la palabra en Deuteronomio que si un hombre tomare una mujer virgen, este tendrá que resarcir económicamente a los padres de la mujer y la tomará por esposa y no podrá otorgarle carta de divorcio jamás, pues él fue quien la deshonro.  Y si fuere violada este hombre moría lapidado.

«Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa. Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre. Pero si la aborreciere este último, y le escribiere carta de divorcio, y se la entregare en su mano, y la despidiere de su casa; o si hubiere muerto el postrer hombre que la tomó por mujer, no podrá su primer marido, que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer, después que fue envilecida; porque es abominación delante de Jehová, y no has de pervertir la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad». – Deuteronomio 24:1-4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Repudio es rechazar algo que no esta bien.

La Biblia dice: que si el hombre encontraba algo impropio en su esposa, él le podía otorgar carta de divorcio, para que se cumpliera lo que citamos en un principio, para que aquel que la había deshonrado se hiciera responsable de sus actos. Queda sobre entendido que lo impropio se refería a encontrar algo el día de la boda. Ya que de ser posterior a la boda, se hacia una especie de juicio en donde de resultar culpable la mujer, podría morir como castigo.

Si el que la había deshonrado, por cualquier circunstancia, le daba carta de repudio, esta no podía regresar con el que se había comprometido al principio. Porque Dios quiere una descendencia santa, un pueblo santo.

Condenando a nuestras futuras generaciones.

Cuando nosotros nos involucramos con alguien comprometido, o lo que es peor, vamos procreando hijos con esas personas, lo único que estamos haciendo es despreciar nuestra salvación.

He visto mujeres, amantes de hombres casados dentro del ministerio de danza de la iglesia. Tambien he visto dentro del ministerio de alabanza mujeres y hombres en adulterio, he visto dentro de la congregación hombres y mujeres levantando manos, danzando, adorando, hablando en lenguas, predicando mientras viven en pecado de adulterio. He visto a hombres enseñando a niños cantos y alabanzas a Dios cuando han abandonado a sus esposas.

Satanás está sembrando cizaña en la iglesia porque nosotros le hemos abierto las puertas del templo por intermedio de esa tan absurda y cursi frase yo tengo derecho a ser feliz. – RonnieVBCarrera Comparte en Twitter

¿Permite la Biblia divorciarse y casarse con otra persona?


No. Yo soy un hombre temeroso de la Palabra de Dios y ahí jamás leerás que alguien puede volver a casarse. Al único que se le permite casarse nuevamente es al viudo. Y dice específicamente a la viuda joven, cuando una mujer enviuda ya vieja no es aconsejable que vuelva a casarse. Tenemos por ejemplo de eso a Noemí, la suegra de Ruth. Noemí estaba más preocupada por tener nietos que en buscar otro marido. Entonces ella se hizo mentora de su nuera fiel y dice que Dios la bendijo haciéndola abuela.

«Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y Él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo». – Efesios 5:21-24 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Estoy haciendo eco de la exhortación de Pablo por la obediencia de las esposas. La Palabra dice que por la obediencia de sus esposas muchos conocerán a Dios.

Héroes en el matrimonio.

En los testimonios de restauración matrimonial que yo he visto, la fundamental característica  es que la persona que se mantiene fiel a Dios es el principal artífice de la restauración matrimonial, es el héroe de esa familia. Es quien ante la infidelidad de su cónyuge, con su fidelidad, con su santidad, le devuelve el autoestima que el adulterio le robo y hace fuerte a su cónyuge. Y ya fuerte, va a regresar a casa seguramente.

Recuerda: inmediatamente al entrar tu cónyuge en infidelidad, pierde su autoestima. ¿Ser restaurador es una tarea titánica? Si, definitivamente lo es. No es nada fácil ver al cónyuge gozando de placeres. El enemigo va a sembrar cizaña en tu corazón. ¿Le vas a permitir que siga sembrando cizaña?

Satanás no está luchando contra las iglesias; se está uniendo a ellas, hace más daño sembrando cizaña que robando el trigo. – Vans Hagner Clic para tuitear

Con el adulterio viene la ceguera.


En el momento en que tu cónyuge se va de casa, tras su pecado, tú tienes que guardarte en santidad para Dios, esta hará reaccionar a tu cónyuge. Ponte por un momento en el lugar de tu cónyuge infiel: tarde o temprano entenderá que esa persona que le acepta casado es una persona egoísta, es  una persona que no tiene a Dios en su corazón, y si no teme a Dios no le teme a nada. Se convencerá de que su amante es una persona carente de moral.

Entonces el infiel entenderá que se metió con un egoísta, tu cónyuge vivirá con el temor de recibir más de lo mismo; vivirá con esta duda en el corazón: «si se fue conmigo siendo casada o casado, en cualquier momento me lo hará a mí» y siempre va a estar viendo cosas sospechosas. El infiel no esta viviendo feliz de la vida, está desconfiando, esta siempre en una constante tensión, no sabe en qué momento le quitan su placer. Entonces el cónyuge en pecado está viviendo la vida loca, pero esta es una vida de temor y de angustias.

Lo que Dios espera de ti es fidelidad.

Tú tienes que estar viviendo en santidad y libre de idolatría. Es por eso que nuestro llamado es ser obedientes y fieles a Dios.

Cuando nosotros entramos al adulterio, la Palabra tiene un mensaje para nosotros. La Biblia es muy clara cuando dice que agregar una tercera persona a la relación matrimonial es adulterio.

De la única manera que el arrepentimiento de dos divorciados que se vuelven a casar es valedero será cuando se aparten de su adulterio. Porque la palabra dice: «ni los adúlteros, ni los fornicarios… verán el reino de los cielos». Y si no verán el reino de los cielos, ¿Qué es lo que les espera? ¿A dónde van los que no van a ver el reino?

Yo aborrezco el divorcio, dice el Señor.


¿Acaso no quiere esto decir: no caigan en adulterio? Quizás tu cónyuge te obligó al divorcio; de ser asi no caigas en lo mismo, no consideres el adulterio para tu vida. ¿Qué sabes tú si harás salvo a tu cónyuge? ¿Qué sabes tú, si en algún momento tu cónyuge en pecado dice mejor vuelvo con mi familia? Tienes que estar preparado, libre de rencores, libre de odios. Pero ¿qué podemos esperar si tú mismo no has podido levantar tus ojos al cielo? 

Los adoradores en espíritu y verdad son reconciliadores.

En Oseas 3:1 encontramos a un hombre que por tener su vista y toda su atención en Dios, pudo recibir revelación e instrucción al respecto de la infidelidad de su esposa y como curar el corazón de ella.

Vean esto los varones que están deseando que su esposa vuelva a casa, solo porque extrañan la intimidad sexual. Nuestro principal cometido es guardar el corazón de estas mujeres porque nosotros somos responsables de la vida espiritual de ellas. Hicimos un compromiso con Dios para hacerlas inmaculadas, como Cristo lo hizo con la iglesia.

Conclusiones


Dios dice que aborrece el divorcio. Si, fue un hombre quien dada las presiones permitió el divorcio por cualquier situación. Y porque los fariseos imponían esa costumbre Jesús dijo: no permito el divorcio, a no ser por causa de fornicación. Pero ese punto en la actualidad no aplica, ¿Cuántos se desposan hoy día y llegan al lecho conyugal hasta el día de su boda? Jesús tuvo que hacer la aclaración porque los fariseos, esos que manipulan la Palabra, intentaron ponerle una trampa e insinuaron que Jesús era un hijo bastardo. Entonces Él que conoce los pensamientos de todos, les aclaró ese punto.

Dios lucha tus batallas.

Cuando el pueblo de Dios es santo gana todas sus batallas. Esas batallas de hijos promiscuos, de hijos que se vuelven amantes de personas casadas, de hijos que caen en drogas, de hijos que tienen hijos con diferentes personas y a todas las abandonan.

Vas ganando tus batallas cuando con tu ejemplo de vida influencias a tus hijos. Tú debes romper con las viejas costumbres, con la antigua manera de pensar. Tú vas a romper con cadenas de maldición en tu familia. Rompe con el divorcio, el adulterio, la promiscuidad y la idolatría. Y recuerda: Yo aborrezco el divorcio, dice Dios.

¡Déjanos tu comentario y únete a la discusión!

Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios de En Pos de Dios. El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Enfermedades mentales o enfermedades espirituales

Enfermedades mentales o enfermedades del alma, quizas sean más peligrosas que otras situaciones dentro del matrimonio. Sucede que ellas están atacando hoy más que nunca. El enemigo de este siglo quiere confundir a la humanidad para distraerla de su intención de dar culto a Dios y su intención de honrar sus pactos.

Otro engaño más del enemigo.

«Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo». Romanos 15:5-6 RVR1960

Quiero aclarar que yo no pretendo dar tratamiento psicológico mucho menos psiquiátrico, no tengo títulos universitarios para eso. Yo hablo de vivencias y de como el Señor sana y para eso si tengo la vivencia y experiencia. Y tengo autoridad porque he sido bendecido con la sanidad mental y la restauración personal, además de haber estudiado la Biblia por varios años.

Jesús veía a la distancia la enfermedad y la sanaba.

Me decido a escribir este artículo al recibir el correo electrónico de una seguidora del Ministerio No Más Divorcios. Ella me relata que acudió con un psiquiatra quien le reveló, sin entrevistar a su esposo, que ella está casada con un psicópata narcisista. Este doctor, quien le genera un problema en el corazón a esta mujer, le dice, sin tener a la vista al esposo, que aquel hombre nunca la amo. Toda la vida, le agrega, se aprovechó de usted.

Ella quedo hecha pedazos, desarmada… confundida. ¿Cómo puede un profesional hablar asi sobre un paciente poniendo en riesgo un matrimonio y sin tener a la vista al individuo? Este doctor confundió, aún más, a una mujer que quizás no tenía claro el concepto matrimonio. Matando en ella muchas intenciones espirituales. Esta es una constante que se presenta en hombres y mujeres en la actualidad.

El matrimonio es diseño de Dios. Nadie puede decir que es invención suya, excepto Dios. Dios lo diseño intencional, lo diseño proactivo y sacrificial. - RonnieVBCarrera Clic para tuitear

Jesús, el médico de médicos.

Jesús en todo su ministerio se dedicó a sanar y a liberar endemoniados. Actualmente denominamos a los endemoniados: enfermos mentales. Estos enfermos, en su mayoría, han sido afectados por situaciones dramáticas. Eventos vividos quizás en la infancia, influenciada sobre todo por personas igualmente enfermas, transformando esas influencias en una serie de conflictos personales, afectando, con todo eso al matrimonio.

«Y salieron a ver lo que había sucedido;  vinieron a Jesús,  hallaron al hombre de quien habían salido los demonios, sentado a los pies de Jesús, vestido, y en su cabal juicio; y tuvieron miedo». Lucas 8:35 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

«Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos». – Mateo 8:16 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Enfermedades mentales.

Cuando somos influenciados por personas con experiencias dolorosas en sus pasados, estas se transformaran en nuevas impresiones negativas, que van a desencadenar en una serie de conflictos personales y todo tipo de debilidades de índole relacional.  Vamos a ver desconfianzas, celos, incluso actitudes negativas y destructivas, como infidelidad y otras. Estas personas pensarán de forma adelantada a los hechos, respecto al cónyuge y para mal casi siempre. Convirtiéndose en grandes víctimas o en tremendos tiranos, según sea la posición dentro de una infidelidad.

Amarás al Señor.

Estas actitudes, tambien, puedes enfermar a cualquier cónyuge, y estas vienen como consecuencia de hacer caso omiso del primer mandamiento:

«Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente». Mateo 22:37 Reina-Valera 1960 (RVR1960)  

Desconociendo esto, con facilidad convertimos al cónyuge en un ídolo y lo ponemos en primer lugar en nuestra vida, antes que al mismo Dios. Todo esto lo hemos visto en parejas que vienen con ejemplos inadecuados en la familia. Llegan al matrimonio con inseguridades, desconfianzas, actitudes egocéntricas, personas que desconocen conceptos como: arrepentimiento o pedir perdón, y van formando este tipo de carácter tanto depresivas y pasivas como violentas y agresivas.

El depresivo le teme a todo.

Una persona depresiva puede llegar a tener miedo ante todo tipo de situaciones en su vida, incluida su misma profesión. Estudios realizados por expertos, dicen que la mitad de la población mundial padece enfermedades mentales. Y esos índices van en aumento. Como consecuencia de nuestra búsqueda de Dios y llegando al entendimiento del poder de Su amor y de guiar nuestras vidas, este tipo de padecimientos pueden ir desapareciendo, poco a poco y librarnos de estas experiencias tan dolorosas. El cónyuge debe estar tomado de la mano de Dios siempre.

Muchas esposas viven atemorizadas de las conductas violentas de sus cónyuges, sin embargo, también ellas llegan a presentar este tipo de actitudes, lo que lleva al abandono del hogar como salida más fácil, por parte de sus esposos. Es de suma importancia entender nuestro rol en el matrimonio, como creyentes.

¿Hay algo imposible para Dios?

Entonces, ya no les llamaremos endemoniados, les llamaremos personas con problemas en su mente y alma, problemas que no son nada para el maravilloso poder de Dios, así se han ido transformando vidas a lo largo de la historia de la cristiandad.

La actitud de Jesús siempre nos muestra una actitud sanadora, nos recibe, nos abraza, nos acepta.

«Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, diciendo: ¡Ah! ¿Qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él!» – Marcos 1:23-25 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Pero como humanos podemos confundirnos y llegar a conclusiones equivocadas, olvidando la parte central del tema matrimonial que es amar, honrar y respetar hasta que la muerte no separe. Las personas con enfermedades mentales son débiles, escondiéndose detrás de una máscara de abuso, violencia, descalificativos contra su cónyuge. Una persona así, al recibir infidelidad por parte de su cónyuge lo hace perder el control y agranda más su problema, de ahí deriva el que nos toque vivir tanta violencia de género en el mundo.

Esto está trayendo hombre y mujeres con actitudes de «todos poderosos» sin considerar consecuencias de sus actos para con sus hijos, olvidando la parte medular del matrimonio. Estas personas débiles, que no tienen el control de sus sentimientos, se manifiestan de formas abusivas, egoístas, violentas, sin arrepentimiento y ningún escrúpulo, y todo esto en defensa de su autoestima; personas débiles que se esconden tras de máscaras.

Tu cónyuge nunca te amó.

¿Nunca te amó? lo importante es que tú sí le ames, eso es lo imperioso. ¿Qué puede pasar si tú estás en una actitud comprometida y transparente en tu matrimonio? Generas confianza, paz, alivio, estarías siendo bendición.

¿Qué pasa cuando un psicópata narcisista recibe el adulterio de su cónyuge? se vuelve loco, le agranda más su problema, va a arremeter fuertemente en contra de su cónyuge ante la menor alteración, va a estallar.

Jesús lleno de amor, está dando aceptación… si tú te proyectas así, en fidelidad, amor, transparencia, santidad, no debiera ser doloroso el proceso.

Nuestra fuente de amor y felicidad es únicamente Dios. En general nuestros intentos de relaciones están mal enfocados, lo cual dará paso a que muchas cosas se vayan deteriorando. Nuestra actitud como creyentes, viviendo en santidad y transparencia, tendrá un efecto positivo y como un motivo de mostrar misericordia, veremos el mal que pesa sobre nuestros cónyuges en pecado.

Si nosotros tratamos de tener una actitud comprometida y transparente, en fidelidad, sacrificada, imitando a Jesús en nuestra relación, teniendo toda nuestra confianza en Dios y comprender que nuestra fuente de amor es solamente Él y siguiendo sus caminos, de pronto nuestra actitud cobrará más peso ante el dolor de nuestro cónyuge lastimado.

Tres puntos importantes.

Veamos estos tres puntos. Procuremos que estén presentes en nuestro día a día.

1. Prometimos honrar, amar y respetar.
2. Dios es mi suficiente fuente de amor.
3. Si te encuentras en una relación de tipo abusiva se deben tomar medidas de distancia y continuar tu vida llenándote del Señor.

Todos tenemos derecho a ser amados pero nadie en absoluto nos amará más que Dios. Necesitamos únicamente la certeza de saber que lo que hacemos le agrada a Él y eso nos llenará de felicidad.

«Jesús les dijo: …si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Pero este género no sale sino con oración y ayuno». – Mateo 17:20-21 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

En el plan perfecto de Dios tú puedes ser un agente de cambio, siendo una persona comprometida que cumpla sus pactos.

¿Qué tipo de amor estas dando tú, a tu cónyuge con enfermedad mental?

¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!

RonnieVBCarrera se considera un sobreviviente del adulterio, escribe y comparte sobre restauración personal y matrimonial. Puedes seguirle en Twitter @RonnieVBCarrera Este artículo procede del ministerio No Más Divorcios de En Pos de Dios. El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.